Cuesta mucho conseguir una buena reputación y muy poco perderla

 

La imagen corporativa debería convertirse en la mayor preocupación de la empresa y su equipo directivo ya que cuesta mucho conseguir una buena reputación corporativa y muy poco arruinarla.

Los nuevos sistemas de comunicación, como redes sociales y sitios web de reclamaciones, en manos de los clientes y empleados descontentos, competidores, etc. hacen que resulte fácil bajar el nivel de confianza que se tiene de una organización con gran rapidez y el efecto es devastador.

Tener una mala imagen corporativa puede acarrear graves problemas financieros en una empresa e incluso su desaparición. Esta representa “la opinión e imagen mental” que tienen los usuarios y el público en general sobre una compañía, sus productos, directivos y empleados.

La mala imagen corporativa se genera cuando hay ausencia o mala comunicación. Cuando se produce una crisis de comunicación en una empresa, lo que se afectará directamente es la rentabilidad, además de la confiabilidad.

El 40% de los negocios no logran sobrevivir a una crisis, y más del 60% cierran en los siguientes dos años después de haber tenido un evento crítico, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Cualquier error en el manejo de la reputación de una empresa se traducirá en un daño económico, sea un imprevisto o no. Actualmente el público en general tiene opinión formada de una empresa y lo expresa a través de las redes sociales. Cualquier error se puede viralizar y generar una imagen corporativa negativa.

 

¿Cómo prevenir tener una mala imagen corporativa?

Si las empresas tienen perfiles en redes sociales o sitios web que no se comunican con canales tradicionales y offline, o sea no pasan la real imagen de la empresa, no cumplen con lo que prometen y se nota que no es una organización seria, es cierto que llegará el momento en que esto saldrá a la luz. Asimismo, si la atención telefónica no es la esperada y, tras una larga espera al otro lado del teléfono, la opinión del cliente será, evidentemente, negativa y no servirá para construir una buena reputación de empresa seria y eficiente para con sus clientes que, en definitiva, es lo que busca cualquier corporación, que los valores que intenta transmitir por todos sus canales sean un fiel reflejo del funcionamiento habitual de la empresa.

Antes de llegar a ese punto, y a fin de mantener los estándares de calidad de tu empresa, existe la posibilidad de contratar una empresa externa con alta cualificación para llevar a cabo este tipo de tareas: gestión de página web, creación de contenidos, mantenimiento de las redes sociales, atención telefónica o servicios de telemarketing, de esta manera, conseguirás mantener intacta tu reputación, tanto online como offline y tener una imagen impoluta de tu gestión y atención a los clientes y a los potenciales clientes.

La principal causa de la mala imagen de las empresas encuentra su detonante principal en la ausencia de comunicación o, directamente, por una mala comunicación. Es en este punto en el que TGestión puede ser la solución idónea para los problemas de comunicación en tu empresa. Porque, en cualquier compañía, es necesario tener a esa persona que levanta el teléfono para contestar cuando nadie puede atender esa llama y gestionarla para el departamento correspondiente.

Mantener una mala comunicación es algo muy común, pero común no es sinónimo de estar bien, por lo que, se debe tener mucho cuidado cuando se habla de esta deficiencia en la gestión empresarial. Las deficiencias comunicativas se inician en las bases de la empresa, en la identidad o clima organizacional formado a partir de la experiencia de los empleados.

En TGestión daremos respuesta a todas las llamadas entrantes para ayudar a tener una imagen cuidada de tu empresa. ¡No dejes pasar esta oportunidad! dale un salto frente a tus competidores cuidando hasta el más mínimo detalle de la imagen de tu empresa.