En los últimos años la energía solar ha logrado un importante crecimiento debido a que es una gran fuente de energía. El sol es vital para la humanidad, en siglos pasados siempre se intentó capturar su energía para utilizarla en diversos procesos, aunque al principio fue imposible.

Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos ahora no solo hemos conseguido capturar esta energía, sino almacenarla gracias a las baterías para placas solares. Entre los mayores beneficios que tiene la energía solar es que es sostenible y renovable, además de estar disponible para todos.

El boom del autoconsumo eléctrico en España, gracias en gran medida a la instalación de paneles fotovoltaicos, coge fuerza tras el aumento disparatado del precio de la luz en los últimos años. La potencia instalada de autoconsumo alcanzó los 1.151 megavatios en 2021, lo que supone un aumento del 85% con respecto a los 623 MW instalados en el ejercicio anterior.

Además, los planes de ayuda al autoconsumo emitidos ya por la mayoría de las comunidades autónomas hacen augurar una mayor instalación en los próximos años, tanto en el sector residencial como industrial.

Otra de las consignas del auge fotovoltaico es el aumento del coste de la factura de la luz. A día de hoy un consumidor residencial puede ahorrarse en torno a un 40% de su factura gracias a las placas solares, según diversos estudios energéticos.

 

 

Sin ninguna duda, es un escenario en el que las placas solares pueden (ya lo hacen) jugar un papel protagonista. En esta parte es donde entra de lleno TGestión y puede serte de gran utilidad ya que, dada su sobra experiencia y profesionalidad, puede ahorrarte mucho trabajo (y tiempo) en la creación de una cartera de clientes y la concertación de citas. Asimismo, a los clientes que ya las tengan, TGestión puede realizar encuestas de calidad para saber los puntos fuertes y débiles de las empresas en cuestión. En definitiva, optimizar la información para mejorar la estrategia y la toma de decisiones futuras.

 

 

Claves del autoconsumo

Bajo este escenario, hay dos claves que pueden ser definitorias a la hora de adoptar el autoconsumo como una vía más factible a la hora de conseguir energía. A día de hoy, el autoconsumo lo tienes que instalar en tu casa o a menos de 500 metros de ella, lo que se convierte en uno de los principales obstáculos a la hora de crear sistemas de autoconsumo compartido.

Por otra parte, y también para fomentar el autoconsumo compartido, sería conveniente regular un reparto dinámico de la energía en función de los patrones de consumo de cada parte. Esto implica un reparto de la energía por horas según lo que más le convenga a cada persona.

Sin lugar a dudas, un sitio que cuenta con placas solares tiene mucho más valor que otros sin. El inmueble que dispone de este tipo de instalaciones sube su valor automáticamente. Los futuros compradores no tendrán que preocuparse por los gastos energéticos, además contarán y disfrutarán de energía limpia.

Aquellas empresas que optan por el uso de energías limpias tienen una imagen más positiva frente al consumidor, incluso podrían tener un aumento en sus ventas. Los usuarios suelen tener una mejor valoración de aquellos negocios que son conscientes de la situación actual del planeta. Al instalar placas solares, las empresas podrán diferenciarte de la competencia en el mercado.

Según expertos, se estima que en el año 2030 al menos un 34% de la electricidad mundial vendrá de las energías renovables. Se dice que el futuro es de la energía solar, por las grandes ventajas que tiene para la humanidad.